4 claves efectivas para construir una cultura innovadora

0
cultura innovadora

Construir una cultura innovadora es lo que la gente hace en una organización que busca fluir de un modo natural a la hora de resolver problemas o desafíos originados por la innovación, que no responde a algo falso sino que se comporta como una herramienta natural de la gerencia.

La cultura innovadora es lo que hace a una organización vivir en modo constante de aprendizaje sistemático, en entrenamiento permanente para saber adaptarse a nuevos contextos tecnológicos y de modelos de negocio.

Entiende el esfuerzo permanente de crear valor para los clientes por medio del impulso de nuevos productos o servicios encapsuladas en soluciones efectivas.

Para hacer surgir es necesario combinar sistemáticamente:

  • La capacidad de inspiración
  • La creatividad
  • El desarrollo de proyectos y prototipos
  • El lanzamiento
  • Escalamiento a los mercados.

La cultura innovadora entiende a la innovación como la forma de concretar la estrategia tal cual como lo hacía la planificación al ser el ADN de las empresas que surgieron con esta configuración y hoy en día son exitosas en sus mercados como lo son: HP, Apple o Google.

Lograr romper con el antiguo paradigma de transformación y auge empresarial es necesario tomar en cuenta las siguientes claves para construir una cultura innovadora en tu organización:

4 claves para alcanzar una cultura innovadora

Liderazgo y gobernabilidad

La innovación se basa en la gestión del riesgo, por lo tanto los líderes están obligados a entender que sin ese factor no se logrará desarrollar nada innovador.

Es por eso que una cultura innovadora necesita más que una alta dirección, requiere de líderes que son capaces de aprender de los fracasos, de los errores para entender cuál camino debe tomar para guiar a su organización al éxito.

Para fomentar y comprometer un nuevo proyecto es necesario de la aplicación efectiva de un liderazgo capaz de vislumbras las oportunidades y los riesgos subyacentes además de las capacidades de su equipo para sortearlos y salir adelante a pesar de los inconvenientes.

Ejemplo de este tipo de liderazgo lo vimos siempre en Steve Jobs que pese a las dificultades, siguió adelante porque estaba seguro de que su visión comprometía la transformación absoluta de toda una industria y el auge de una nueva.

Activar el talento emprendedor

No podemos hablar de cultura innovadora sin mencionar uno de sus elementos importantes como lo es la meritocracia.

Las ideas que permita ofrecer productos, servicios y soluciones pueden provenir de cualquier componente de tu equipo, está en ti la absoluta responsabilidad de ofrecer toda la capacitación necesaria para hacer de ese elemento un nuevo emprendedor.

Una cultura innovadora busca desatar la energía creadora y emprendedora de un talento es activado con mayor fuerza cuando se hace con un propósito trascendente como el ayudar a mejorar al mundo.

Las culturas innovadoras apuestan por la transversalidad. Escucha a tu equipo, ellos quieren un líder que los tome en cuenta y no un jefe que les diga qué hacer. Si creas una estructuración en silos en tu grupo lamentablemente vas a bloquea las lógicas innovadoras y darás paso a la burocracia que terminará por inhibir la innovación.

Proyección y resultados

Los efectos de una cultura innovadora se refleja en los proyectos que den resultados. Aquél que se ancla en nuevos productos y servicios de de cómo impacta en los clientes o usuarios.

El relato de la innovación tiene su poder absoluto cuando los números son los voceros del éxito de su implementación bien sea en porcentaje de ingresos o en el valor que hay en los usuarios respecto a la marca.

Relación con el ecosistema

Como ya lo sabes, la cultura innovadora es la que fomenta la innovación abierta, es decir, que responde a una reciprocidad o feedback entre los elementos de un equipo. Es absoluta pero no rígida porque se basa en el criterio colectivo para fortalecerse y responder a las demandas de los consumidores de una marca.

Para ella lo importante no es de dónde provengan las ideas o las oportunidades de negocio sino la capacidad que tiene para ejecutarlas de manera creativa.

He aquí el antes y el después de las empresas que nacieron bajo el paradigma industrial obsoleto, niegan de la innovación sistemática al solo tener presencia bajo modelos de negocios poco prácticos. Es por eso que lo más difícil no es adivinar a dónde hay que ir sino cambiar.

Es por eso que cuando se busca implementar una cultura innovadora no se debe temer al cambio, al contrario, se debe asumir con normalidad porque será la única forma de crecer y competir en la nueva era empresarial.