Ley de atracción: Construyendo la realidad

0

Todos en algún momento, ha escuchado hablar de El Secreto, de Rhonda Byne ya sea en revistas, televisión o en conversaciones . Sí, definitivamente se trata de uno de los libros que ha abierto una puerta hacia la tendencia de cuidar el macro-universo interno.

“Todo lo que la mente puede concebir se puede lograr” N. Clement Stone (1902-2002).

El secreto basa toda su obra en que si pensamos, imaginamos, y sintonizamos nuestro ser en la adquisición de bienes o estados favorables. Con nuestra intención, lo podemos atraer.

Ya sea que seas un firme creyendo de las fuerzas del universo o una persona que le gustan los hechos probados. Lo cierto es que seguir el principio de El Secreto puede reportarte grandes beneficios.  No hace falta creer en formulas mágicas para conocer  el poder que se esconden detrás de la Programación Neurolingüística (PNL).

Está demostrado por varios estudios que uno puede condicionar la conducta y actitud  a través de masajes auto enviados a nuestro subconsciente.

 Actitud                

Entendamos por ésta que es la forma en como afrontamos las diversas circunstancias o retos que se presentan.

Analizando la conducta regular de la gente se pone en evidencia que las personas no tienen pensamientos buenos sobre ellos mismos.  Esta especie de conversación negativa interna va afianzando nuestros miedos, nuestras inseguridades y poco a poco mellando nuestra confianza, hasta que finalmente  se traduce e frustraciones e inactividad.

Una persona con emociones sanas y estado de felicidad se encuentra motivada, la motivación lleva a la conducta que está orientada por la actitud hasta que finalmente obtenemos el resultado de todo este ciclo.

Construyendo nuestra realidad

Si todas nuestras células, cuerpo, respiraciones y acciones van enfocadas a conseguir el éxito, ten por seguro que lo alcanzaremos.

Como decía un famoso empresario llamado Luis Costa “hay que educar a los enanos”. Darle las órdenes de lo que queremos hacer y lo que queremos lograr. Mientras más específicos seamos, mejor son los resultados. Es aquí donde yace el secreto.