La mente subconsciente ¿Aliada o enemiga del emprendedor?

0

Como emprendedor debes saber que tu mente subconsciente se encarga de regular todos los procesos vitales de tu cuerpo, y almacena memorias y experiencias durante toda la vida que te dictan “inconscientemente cómo se debe regir tu día a día”.

Es precisamente esa configuración de nuestro subconsciente el que determina o encauza el éxito o al fracaso con el que ejecutemos nuestros proyectos. Cabe recalcar que todo va a depender del condicionamiento a la que lo moldeemos.

Muchas veces, comienzas motivado a hacer o emprender algo y al final de cuentas, no se concreta nada. Eso es un síntoma de un subconsciente nada entrenado o mal entrenado. Por más que tengamos un fuerte deseo o una meta por lograr, sino programamos correctamente todo nuestro cerebro con esa acción nuestra mente nos detendrá y nos impedirá avanzar.

Debes tener en cuenta algo primordial, tu subconsciente detesta, o más bien odia las órdenes, incluso las que vienen de ti mismo, se podría decir que reacciona de forma más intensas si la ordenes viene de tu misma imposición. Se podría decir que lo escucháramos a viva voz sus palabras serían “Nadie me puede manda ni decir lo que tengo que hacer, ni siquiera yo mismo”.

En consecuencia a esto, por lo general sus respuestas se expresa de formas diferentes, como por ejemplo la procrastinación, la pereza, la incertidumbre, y en quienes no sufren de alguna patología particular, dolores de cabeza, ansiedad, estrés o en caso muy exagerados todas combinadas. Sí, el subconsciente hará de todo para sabotearte pues el ponerte a trabajar en algo, lo registra como un experiencia desagradable y/ o dolorosa. Por ende tratará de desviar tu atención para que hagas otra cosa.

¿Cómo evito que mi subconsciente no me deje ser productivo?

En primer lugar, saber que él no es tu enemigo, velo como buen amigo está tratando de evitarte el “dolor” con las técnicas o consejos equivocados.

No debes reprimirlo pues es tu lado más creativo y donde se encuentra la información más importante para ti. Solo debes configúralo correctamente.

Auto-disciplínate

Para lograr que tu subconsciente sea tu aliado, primeramente debes conocer tu diálogo interno. Escúchate y verás que constantemente existe dentro de ti una especie de diálogo interno. Uno dice: “tengo que hacer esto y el otro aún hay tiempo podemos hacer ahorita otra cosa como pintar”. Es como la voz del angelito y el diablillo que te susurra al oído.

Generalmente, la voz de tu subconsciente es silenciosa para trabajar y ponerte sus trampas más eficientemente. La clave es entonces subirle el volumen a tus pensamientos para ahogar los intentos de desenfocarte de tu diablillo. Para esto usa palabras como elijo sentarme a sacar las cuentas porque me ahorraré tiempo para luego poder descansar.

Usar el elijo, por sobre el tengo, le da tu cerebro la oportunidad de registrarlo como una elección propia y no una imposición. Además a eso si ofertas una recompensa, se programará para trabajar en pro de conseguir esa gratificación.
Ahora que estás consiente de este pequeño saboteador, no dudes en convertirlo en tu aliado más poderosa para lograr el éxito.