5 Obstáculos que te frenan cuando quieres emprender

2

Emprender siempre será la mejor idea que se te podrá ocurrir durante toda tu vida pero no significa que tendrá éxito apenas la concibas porque este proceso lleva intrínseco el trabajo arduo y continúo hasta alcanzar las metas estimadas.

Y son las metas las que definirán qué es lo que quieres hacer en realidad, si vas a perder el tiempo o si harás algo interesante con esa idea que se te ha ocurrido. Por eso es importante definirlas de manera clara y también reales ya que imaginar mucho sobre lo que puede o no lograr con un emprendimiento a veces se sujeta mucho a la irrealidad y a la larga, eso puede volverse un problema.

No necesitas una gran idea, pero sí una que pueda servir para solucionar los problemas que se le puede presentar a tus eventuales clientes.

Tu público es el otro escalón necesario que tendrás que pasar para entender de qué irá tu negocio porque si tienes una idea fantástica ¿a quién se la vas a vender? Es ahí donde entra las estrategia de mercado y ventas que te ayudarán a reforzar aún más los objetivos para alcanzar tus metas

Esto es tan solo el comienzo y cuando nos ponemos a pensar sobre cómo haremos que un emprendimiento salga adelante por lo general empezamos a perder esa motivación que nació de forma efímera debido a los obstáculos que podemos conseguir a lo largo del desarrollo de nuestro negocio. ¿Cómo los puedes superar? Te lo explico a continuación:

Obstáculos cuando quieres emprender

¿Seré capaz?

Esta es la pregunta que más te harás durante toda tu existencia. Desde que naces hasta que pasas por la edad de preparación mientras alcanzas ese deseo de volverte empresario. Ser capaz de desarrollar una tarea es la incógnita que se vuelve una constante mientras indagamos sobre cómo lograremos una determinada meta.

Lo importante es que mientra te interrogas sobre tus capacidades, te esfuerces por reforzar aquellas que te permitan desarrollar cada tarea planteada. No se trata de si puedes o no, sino más bien de cómo vas a solucionar ese problema.

Recuerda que cuando nos decimos “no puedo”, nuestro cerebro crea una barrera que difícilmente podrá ser derribada. En cambio si dices “cómo puedo solucionarnos”, desde ese momento estaremos predispuestos a hallar una solución y no descansar hasta lograrla.

¿Y si no lo hago bien?

Claramente si tienes una idea debes estructurarla y a partir de ahí comenzar a crear las estrategias que pudieras aplicar para llevarla a cabo y conseguir los resultados esperados.

No esperes comenzar para empezar a planificar. Crea un plan o flujo de trabajo en caso de que no tengas la más mínima idea de cómo desarrollarás un negocio. Empieza definiendo los conceptos de esta empresa que quieres crear hasta encontrar la personalidad que espera de ella, la que más se adapta a lo que quieres lograr respecto al mercado que quieres explotar.

Una vez que lo logres, comienza a aplicar esa estrategia que mejor se ha adaptado a las necesidades que tienes tu negocio para desarrollarse y expandirse. Si algo sale mal, cambia el plan pero no la meta. Si todo sale como lo esperas, entonces refuerza la estrategia y vuelves a medir hasta que te conviertas en un verdadero experto en tu área de negocio.

No tengo tiempo

Si no tienes tiempo para tu negocio entonces ¿para qué lo quieres desarrolla? Aún siendo el jefe tienes la responsabilidad de llevarlo adelante porque aún cuando tengas un equipo de trabajo desde sus inicio, no significa que ellos serán los responsables del destino de tu emprendimiento. Todos ellos estan ahí para seguir tus órdenes y las ideas que tienes al respecto.

Si no tienes el tiempo necesario para vivir y respirar de tu negocio, entonces no tomes la decisión de emprenderlo.

Sé lo que quiero, pero no es el momento

Este es el obstáculo que es más común entre los posibles nuevo emprendedores, se debe principalmente porque no tienen una forma práctica para el desarrollo de una idea. Esto me lleva de nuevo a recordar lo dicho en el primer punto de esta lista: Debes tener una estrategia factible, real y con objetivos claro. Si no la tienes o no sabes cómo hacerla, busca un asesor que te brinde la guía para crearla.

Si tienes todo el conocimiento sobre cómo desarrollar una estrategia pero este obstáculo obedece más a un tema de capital o inversión, entonces tendrás que diseñar un plan de negocio que sea factible para cualquier empresario que pudiera estar interesado en inyectar capital a tu idea y potenciarla desde una inversión segura y que pueda garantizarle el retorno de su inversión más su ganancia estimada.

Decide si lo harás o no

Ya tienes la estrategia, el plan de negocio y también los inversionista y una idea on-demand capaz de generar capital necesario para el retorno de inversión e inyección para su expansión. Ahora solo tienes que llevarla a cabo, empezar a dirigirla y aplicar las tácticas de gerencia necesaria para potenciarla y hacer de tu emprendimiento una grandiosa idea.

Empezar es lo más duro, pero si te has blindado antes de empezar tu emprendimiento con seguridad podrás sortear los retos que se te presentarán, con objetivos claros y con profundo conocimiento sobre tu marca, producto o servicio.

2 Comentarios

  1. Como bien comentas en el artículo, muchos de los factores que nos impiden emprender se encuentran en nuestra mente y a veces no son obstáculos reales. Pero También pensamos que hay otros obstáculos que nos frenan a la hora de emprender. Sin duda estamos hablando de las trabas legales. desgraciadamente se encuentran casos empresariales en los que las trabas legales impiden que el proyecto culmine. Y es que es verdad que en España hay demasiados obstáculos en el ámbito empresarial. Nosotros hemos optado por simplificar la ley, por hacer que todo sea más fácil. Estamos luchando para que se eliminen todos éstos impedimentos y así ayudar al sector emprendedor de éste país, porque no hay que ser abogado o experto legal para crear una empresa.