Conociendo el Ego (Parte II): Cómo vencerlo y NO morir en el intento

0

En una nota anterior hice mención del Ego, ese personaje tan particular que nos acompaña a todos lados y es famoso en el vocabulario de todas las personas. Tanto así que muchos piensan que es algo negativo de tener a nuestro lado, cuando en realidad no es así.

Pobre Ego, tanto rechazo hacia él sin ninguna razón de ser por el mero hecho de que desconocemos su verdadera naturaleza. Es por ello que me tomé la tarea de presentárselos como en realidad es, transparente y sin secretos, el Ego es algo que es parte de nosotros porque es simplemente la idea que cada persona tiene de sí misma.

Es por ello que especifico que el Ego no es ni un cuerpo ni tu personalidad, sino la idea que tienes de ti mismo. Aunque muchos piensen que tener Ego es algo malo, es importante resaltar que lo negativo es tener una idea limitada es decir, creer que somos independientes del resto del Universo y de los individuos que nos rodean…cuando la verdad es que somos parte de él y que nuestro papel es contribuir a que todo fluya de forma armoniosa.

El Ego no es algo que se pueda erradicar de la noche a la mañana. Es algo que más bien podemos controlar y aprender a vivir en armonía con él. Por ello, presta atención a estas recomendaciones para que puedas darle la vuelta al Ego y convertirlo en tu mejor aliado.

-No te ofendas

La conducta de los demás no es razón para quedarte inmovilizado. Lo que te ofende sólo contribuye a debilitarte. Si buscas ocasiones para sentirte ofendido, las encontrarás cada dos por tres. Es tu ego en plena acción, convenciéndote de que el mundo no debería ser como es.

Sentirte ofendido es lo que crea la misma energía destructiva que te ofendió y que lleva al ataque, al contraataque y por consiguiente en la guerra.

-No todo es ganar

Una de las cosas que más le gusta al Ego es dividirnos entre ganadores y perdedores. Empeñarte en ganar no es algo que sea sano del todo, porque en última instancia, es imposible ganar todo el tiempo.

Además que siempre habrá alguien más rápido que tú, más listo, más joven, más fuerte…y siempre volverás a sentirte insignificante y perdedor. Por ello es recomendable que aceptes que en esta vida así como ganas, puedes perder.

No todo el tiempo tendrás la razón, libérate de ella

El ego es una fuente de conflictos y disensiones porque te empuja a hacer que los demás se equivoquen. Cuando eres hostil, te has desconectado de la fuerza de la intención.

Cuando te olvidas de la necesidad de tener razón puedes fortalecer la conexión con la fuerza de la intención, pero ten en cuenta que el ego es un combatiente muy resuelto. Es como decir que el Ego tiene su propio Ego y siempre estará buscando cualquier excusa para entrar en discordia con tal de tener la razón. No le gusta perder.

Libérate de la necesidad de ser superior

La verdadera nobleza no tiene absolutamente nada que ver con ser superior o mejor que  los demás, se trata de centrarte en tu crecimiento personal y laboral. De crecer como persona y convertirte en la mejor versión de ti mismo.